portada ilustraciones infantiles boli acuarela eva liberal

Ilustraciones infantiles, de dibujar con boli bic a pintar en acuarela

Mis ‘dibus’ de niños han ayudado a decorar, desde el colegio hasta la universidad, las libretas de mis compas. Con tanta repetición me hice capaz de garabatearlos sin distraerme de la clase. Hasta decoré alguna ventana de coche de los de la pandilla de verano usando rotuladores de colores.

Empezando a dibujar con bolígrafo BIC o lápiz

La tecnología también me lo pedía siempre que nos juntábamos ella y yo.

Al lado del teléfono (que no era móvil, y ni siquiera inalámbrico) siempre tenía cerca un boli BIC azul y donde a otros les apetece dibujar flechas, crucecitas o rellenar cuadrículas… A mí me impulsaba a garabatear más dibujos de niños.

Para mí, eran momentos de creatividad y concentración que ahora la tecnología 2.0 no da

¿Por qué al dibujar con el boli el trazo mejora sin darte cuenta?

Muy fácil, no puedes borrar. Debes hacerlo del tirón.

De esta forma, y como quien no quiere la cosa, vas haciendo mano mientras practicas sobre libretas y cuadernos de recados, y al final ya puedes saltar de ahí al papel de acuarela,…¿Esto lo sabrían los teléfonos fijos?

Momentos acuarelables, y el principio de las ilustraciones infantiles personalizadas

Al crear mi propia familia, todos los momentos del día se volvieron aún más dibujables, las escenas saltaban una tras otra: parques con niños, de uniforme o no, con el balón o la comba, corriendo o cambiando cromos o chuches, en la cama preparados para dormir, etc.

Todas las escenas que veía, fueron llevándome de forma natural a disfrutar del placer de diseñar para mis amigas y familiares los recordatorios de comunión personalizados, cuadros con nombres de niños,…

En todos estos años han variado las escenas, los decorados, los actores y hasta el atrezo. He dibujado encantada a niños que hacían la primera comunión con sus  violines o trompetas; a otros que querían un recordatorio acompañados de su mascota y su balón de fútbol. Todo lo que preferían, y así hasta hoy. 

Con mis años de experiencia haciendo ‘dibus de niños, creo que el límite solo lo pone la imaginación.

La sensación de que sea el pincel el que me lleve a mí y no yo a él hace que siga descubriendo cosas y motivos nuevos.

Por eso, aunque pinto también lo que en casa llaman “los cuadros serios” de paisajes, calles, flores , marinas, etc  sigo con la ilusión de crear nuevas imágenes para esos días tan especiales como puede ser la preparación de la Primera Comunión.

recordatorios comunion personalizados acuarelas eva liberal